Reloj dijital

domingo, 18 de noviembre de 2012

Articulo de Periodico

¿Le suena descabellado que un mensaje en Facebook pueda motivar a votar a miles de personas que de otra manera no lo hubieran hecho? Pues ya está comprobado de que sí es posible. Científicamente comprobado.
El experimento fue realizado por investigadores de la Universidad de San Diego (California) el 2 de noviembre de 2010. No conocemos el resultado hasta ahora, porque es cuando acaban de publicar un artículo en la revista Nature explicando qué hicieron.
El 2 de noviembre del 2010 hubo elecciones legislativas (y algunas estatales) en Estados Unidos y 60 millones de ciudadanos de ese país con edad de votar entraron a Facebook.
Los científicos les mostraron un anuncio, un mensaje motivándolos a votar, aunque sin promover ningún partido. El anuncio incluía también el link a los colegios electorales de la zona donde vivía la persona, un botón de “ya voté” para ser marcado cuando correspondía y un contador que mostraba cuántos usuarios de Facebook ya habían cumplido con su deber cívico. Finalmente, el anuncio también incluyó seis fotos de amigos que ya habían votado.
Cerca de 600.000 personas escogidas al azar, el 1% de todos los participantes en el estudio, vieron un anuncio modificado, idéntico en todo al del resto, excepto por las fotos de los amigos. Otros 600.000 sirvieron como grupo de control y no vieron el anuncio del todo.
Los científicos lo que hicieron fue comprar el comportamiento de quienes recibieron el mensaje con las fotos (un mensaje que los científicos califican de “social”), de los que recibieron el mensaje sin las fotos y de los que no recibieron ningún mensaje.
Los usuarios que recibieron el mensaje social, con las fotos, mostraron una tendencia mayor que los otros dos grupos a buscar un lugar de votación y darle clic al botón de “ya voté”. Como no todo el que dice que vota ha realmente votado, los científicos revisaron estudios anteriores y concluyeron que cerca del 4% de quienes dicen haberlo hecho realmente no lo hicieron.
Quienes vieron el mensaje social registraron un nivel de voto más alto. Los usuarios que vieron el mensaje sin fotos de amigos votaron en el mismo porcentaje que quienes no vieron ningún mensaje del todo.
“La influencia social hizo toda la diferencia en la movilización política. No fue el botón de “yo voté” lo que produce el voto, son las personas relacionadas con él”, dijo el investigador James Fowler.
En total, el haber visto el mensaje social habría generado 60.000 votos, pero el efecto de “contagio social” entre amigos habría sumano otros 280.000 más. Es decir, un votante directamente movilizado implicó en realidad cuatro votos adicionales. Estos números se obtuvieron comparando entre los amigos de aquellos que vieron el mensaje social y los amigos de quienes no vieron un mensaje. Los amigos de quienes recibieron el mensaje social, sin importar si ellos mismos fueron receptores también, estuvieron más inclinados a votar.
Los investigadores también concluyeron que el mensaje afectó a personas con dos grados de separación: los amigos de los amigos de los amigos de quienes recibieron mensajes sociales tuvieron más inclinación a pulsar el botón “Yo voté”.
“Si usted solo ve a las personas que son su objetivo se pierde la historia completa. Los comportamientos cambiaron no solo porque las personas fueron afectadas directamente, sino también porque sus amigos y los amigos de sus amigos fueron afectados”, añadió Fowler.
La mayoría del aumento en el voto ha sido atribuido no a la influencia de todos los amigos, sino a los amigos cercanos, personas con las cuales se tiene una relación estrecha fuera del mundo virtual. Los científicos lo saben porque a algunos de los participantes les preguntaron sobre quiénes eran esos amigos cercanos. Con esa respuesta, los científicos fueron capaces incluso de predecir quiénes eran los amigos cercanos de otras personas en la vida real y fueron ellos los que marcaron la diferencia entre ir a votar o no.
Los investigadores no encontraron diferencias según el espectro político de los participantes y la investigación ahora continúa pues quieren saber qué tipo de mensajes funcionan mejor para incrementar la participación en los procesos electorales y qué tipo de personas influyen más en el proceso. 


http://www.nacion.com/MenuEspeciales/Blogs/AldeaGlobal/CazadordeSoftware.aspx?guid=d7e820f3-076b-4411-99c8-9a886bc8d8f6

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada